Historia de Mundaka

Mundaka, es un municipio situado en la desembocadura de la ría que lleva su nombre y anteiglesia perteneciente a la merindad de Busturia. Su origen muy antiguo es desconocido, lo que ha dado pie a que, durante mucho tiempo, se le haya atribuido fundaciones basadas en fábulas y leyendas.

Prueba sin duda, de la antigüedad de la anteiglesia es que Mundaka, que en sus primeros tiempos se conoce como Munaca, ocupó el voto y asiento número uno en las Juntas Generales del Señorío de Vizcaya, por lo que se interpreta que es la anteiglesia más antigua del Señorío.

Entre las primeras noticias que se tienen de Mundaka está la existencia del Palacio de Altamira, donde parece ser que, a finales del siglo XI vivió la Infanta de Escocia, madre de Jaun Zuria, Primer Señor de Vizcaya.

La iglesia parroquial de Santa María es un edificio sobresaliente a nivel territorial, un estupendo templo renacentista que sobresale en la atalaya con notable altura.

Esta parroquia existía ya en el siglo XI ya que se conserva un documento de donación del año 1071, siendo Conde de Vizcaya Iñigo López de Nuño Núñez de Vizcaya en el Monasterio de San Juan de la Peña, año 1050, en Aragón, al que se agregaba la iglesia de Santa Marïa junto con la puebla de Mundaka.

La iglesia edificada junto a la casa Torre de los Munaca fue destruida a la vez que ésta durante las luchas banderizas, por Gómez González de Butrón, enemistado con su señor Ruiz Sánchez de Mundaka (1446).

El pueblo está dedicado fundamentalmente a la pesca y al comercio marítimo desde tiempos antiguos (fue sede importante de una cofradía de pescadores). Desde finales del siglo XIX y principios del XX la anteiglesia se modernizó y transformó gracias a los capitales conseguidos fundamentalmente por los navegantes Mundaqueses. Pronto, junto a los trabajos del mar y la agricultura, surgirá una fuente de ingresos, el turismo.

Mundaka ha sido cuna de numerosos e ilustres marinos entre los que destacan Rodrigo de Portuondo (siglo XV) y su hijo Domingo (que murió a manos de las huestes de Barbaroja, en el mismo siglo).